23/ 08/ 2017
   Home arrow Investigaciones arrow Sincretismo Arquitectónico y Religioso en la Quebrada de Humahuaca
Menu
Home
Investigaciones
Noticias
Opinión
Publicaciones
Cruceros Turísticos
Links útiles
Leyes
Relevamientos
Glosario Turístico
Libros Recomendados
Buscar
Estadísticas
Libro de Visitas
Foro Observatur
 
 • Poner página de Inicio
 
Sincretismo Arquitectónico y Religioso en la Quebrada de Humahuaca PDF Imprimir E-Mail
Sincretismo Arquitectónico y Religioso en la Quebrada de Humahuaca

Marcelo Musante

Palabras clave

Sincretismo, religión, arquitectura, patrimonio cultural.

Marco Teórico

Si bien el término sincretismo es utilizado por lo general en un contexto religioso, en sentido de un amalgamiento de ritos y tradiciones, no cabe duda que el mismo también puede ser aplicado en el quehacer arquitectónico. Es una palabra de origen griego krasis/mezcla y sin/con, sinkrasis /compuesto. En las palabras de Boff (1977:54): "El cristianismo puro no existe, el sincretismo es normal".

Religión, tiene su origen etimológico en la palabra religio. San Agustín la relaciona con religiare, cuyo significado es unir, como el lazo de unión con respecto a ciertas prácticas, ya sea entre hombres o entre el hombre y Dios. En De la naturaleza de los dioses, Cicerón la relaciona con relegere, cuyo sentido es rever con cuidado, releer, vinculado con el estudios de los textos sagrados.

En “Las formas elementales de la vida religiosa”, Durkheim indica que “una religión es un sistema solidario de creencias y prácticas que unen una misma comunidad moral, llamada iglesia, a todos los que ellos adhieren” y establece en el mismo una clara oposición entre lo sagrado y lo profano.

Siendo la vida religiosa y la vida profana incompatibles entre sí no pueden coexistir en un mismo espacio; es preciso, pues, realizar un desplazamiento desde el lugar cotidiano de habitación y trabajo hacia otro lugar consagrado especialmente al culto y donde toda actividad profana está excluida. La fiesta religiosa se realiza en un lugar sagrado, templo, palacio, santuario, panteón, círculo mágico. (Sebreli: 1970:110).

La ceremonia, también, necesita de una arquitectura especial (Sebreli: 1970:111) y la arquitectura se define como un arte de proyección, construcción y ornamentación de edificios para la satisfacción de una necesidad práctica, para transmitir un sentido de belleza, caracterizada por el estilo con que el artista realiza su obra, mediante una serie de procedimientos. Romero Brest (1992:13) señala: La obra de arte obedece a una instancia superior que la legitima y le da sentido; palabra esta última que quiere decir dirección, camino, sendero, hacia algo, hacia un valor expresivo de suprema perfección que llamamos belleza.

El estilo, por tanto, expresa la creación individual o grupal, determinada por una época cultural e integrada a un proceso histórico que se vincula directamente con el pensamiento humano.

Y esto es así porque no le ha bastado al hombre con vivir, sino que ha buscado siempre dejar huella a su paso (Romero Brest: 1992:13).

La irrupción de los conquistadores españoles en la zona de la Quebrada de Humahuaca, impuso una nueva religión, la católica, en las comunidades indígenas que habitaban el lugar, que produjo una fuerte interacción entre la religión cristiana y las religiones indígenas. Los misioneros, utilizaron el método de tabula rasa[1] para eliminar totalmente las religiones locales e introducir la propia, sin embargo, debido a la resistencia indígena para adoptarla, debieron hacer una serie de concesiones para convertirlos rápidamente.

Las mayores diferencias a nivel ideológico, fue el sistema de creencias, politeísta uno y monoteísta el otro. Esta incompatibilidad fue neutralizada con el culto a los santos[2], produciendo una sustitución de unos a otros, pero conservando un talante parecido.

Nutini (1985) distingue claramente dos tipos de sincretismo: el dirigido y el espontáneo. El primero, como el proceso bajo el férreo control de los misioneros, que aprovechó las similitudes entre las religiones y produjo una síntesis, que en su ideología y estructura es esencialmente católica. El segundo, como un proceso con un menor control, que como resultado contiene una mayor cantidad de elementos indígenas que en el primero.

Así mismo, los estilos arquitectónicos introducidos por los artistas españoles venidos de la península, el barroco y el renacentista, debido a la escasez de recursos materiales necesarios para la ejecución de las obras y la utilización de mano de obra indígena en las mismas, permitió el surgimiento de un estilo arquitectónico propio, que recibe la denominación colonial.

La Quebrada de Humahuaca, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en la sesión realizada el 2 de julio de 2003 en París, Francia, es un valle andino que se extiende por 155 kilómetros en el noroeste argentino, el cual constituye un itinerario cultural de más de 10.000 años, por cuyos senderos transitaron aborígenes de distintas etnias, que hoy día conservan sus creencias religiosas, fiestas, ritos, arte y música, un patrimonio viviente.

El angosto valle de 13 Km. de ancho, atravesado por el Río Grande, antigua vía natural de comunicación entre el Alto Perú y el Río de la Plata, en cuyo recorrido encontramos algunos de los pueblos más antiguos del país, fue incluido en el rubro Paisaje Cultural.

Problemática a investigar

La Quebrada de Humahuaca ha sido en los últimos 10.000 años, paso obligado de diferentes etnias, dejando una impronta cultural que pervive hasta nuestros días.

¿Es posible encontrar éstas en las manifestaciones religiosas actuales?

¿Posee la arquitectura de la zona rasgos que la distinguen de otras?

¿Cuál es el patrimonio artístico que albergan sus iglesias?

¿Cuáles son los artistas que las realizaron?

¿El sistema constructivo en sus iglesias utilizó técnicas indígenas?

¿Cuál es el estado de conservación de las mismas?

¿Existe un inventario de este patrimonio artístico?

¿Existe un archivo en formato digital del mismo?

Objetivos

  • Identificar las características constructivas de los templos religiosos
  • Realizar un inventario de las obras artísticas que albergan y de los artistas que las realizaron.
  • Reconocer la dimensión espacio-temporal de las festividades religiosas y determinar el contexto donde se realizan estas actividades, su localización en el espacio y en el tiempo y los desplazamientos que originan.

Metodología

  • Recolección de información documental
  • Elaboración de información documental
  • Definición de la unidad de análisis
  • Selección de la muestra

Plan de acción

En una primera etapa, nos dedicamos a la recolección sistemática de información secundaria sobre los aspectos geográficos, históricos, migraciones y pueblos asentados en el período prehispánico para determinar las relaciones existentes entre ellos.

En una segunda etapa, ya entrados en la conquista y dominación española, y por la estrecha vinculación de la zona con el Virreinato del Alto Perú, en el estudio de las expresiones artísticas de las Escuelas Limeña y Cuzqueña, en especial ésta última por la proliferación de obras que se encuentran en la mayor parte de las iglesias de la Quebrada y la participación de estos artistas en la construcción de los templos.

En la tercera, hemos viajado a la zona para iniciar nuestro estudio de campo, algunos de cuyos resultados adelantaremos en este trabajo, ya que lograr la presentación final del mismo demandará como mínimo 2 salidas más al lugar y finalizada esta etapa, es decir la recolección de datos primarios, procederemos al trabajo de clasificación y ordenación de los mismos.

Resultados Preliminares

Uquía

Iglesia de San Francisco de Paula y de la Santa Cruz (MHN)

En sus comienzos, Uquía era un anexo de la Parroquia de San Antonio de Omaguaca, y por su ubicación en el camino de la Quebrada, un lugar de paso antes de llegar a la última población importante de la Puna, Humahuaca, en el camino al Alto Perú. Era un pequeño asentamiento, característica que hoy mantiene, y la mayoría de sus habitantes eran aborígenes de la etnia omaguaca. La Iglesia fue levantada en honor a la Santa Cruz y bajo la advocación de San Francisco de Paula[3], su construcción finaliza en 1691. Fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941.

Características Generales

Su construcción presenta cierta influencia mudéjar, común en las pequeñas iglesias y ermitas de factura hispana de la época. Sus medidas son 17.60 de largo por 6.50 de ancho. Su única nave y su torre exterior, separada del conjunto a modo de minarete, está adosada al cerco del atrio. Su disposición también es original, ya que solo en tres de sus lados está rodeada por la edificación y su fachada, que mira a la plaza, es visible desde la otra margen de la quebrada. La influencia indígena está presente en la utilización de madera de cardón, ausencia de galerías y el uso de la torta de barro en el techo. Es apreciable el contraste entre el volumen de la construcción religiosa y el de las viviendas de los pobladores, mimetizadas con el paisaje.

Puntos de Interés

El interior es de una sola nave y pequeña. Su retablo es el más antiguo de la región, presumiblemente del siglo XVII, tallado en madera y dorado a la hoja, con una estructura de dos pisos y tres calles, dejan huecos para hornacinas destinadas a alojar imágenes de bulto. De traza renacentista, las calles están separadas por columnas. La decoración del mismo es geométrica, con adornos vegetales y superficies sin adornos. Los huecos están ocupados por lienzos pintados, salvo el central, que conserva una talla policromada de San Francisco de Paula, de influencia española y que ya aparece en el inventario de 1702. En su mano lleva un bastón de plata con un óvalo en el que se inserta una cruz, y está vestido con los hábitos de la Orden.

En el piso inferior, a la izquierda, encontramos un lienzo poco común, ya que tiene cuatro imágenes destinadas originalmente a ser separadas en cuatro cuadros diferentes, y que se conservaron como llegaron del Cuzco, en un solo lienzo: son un Ecce Homo[4], una Dolorosa[5] y dos Vírgenes de la Leche[6] casi idénticas. En el piso inferior derecho, una imagen de San José.

En el piso superior, en el coronamiento, una delicada Santísima Trinidad[7] y a sus lados, de izquierda a derecha, San Pedro y Pan Pablo.

Se exhibe una antigua cruz en altorrelieve, cuyo origen se atribuye a las reducciones jesuíticas o de origen altoperuano.

Sobre la pared izquierda, un retablo menor guarda la imagen de la Virgen del Carmen[8], trasladada junto a este retablo desde la Catedral de Humahuaca a comienzos del siglo XX.

En las paredes laterales, están colgados uno de los conjuntos pictóricos más importantes de la región, los nueve Ángeles Arcabuceros, conocidos como “Ángeles Arcabuceros”[9], vestidos con ropajes masculinos del último tercio del siglo XVII. Su nombre responde a que algunos portan arcabuces, si bien el resto portan instrumentos musicales (tambor, trompeta).

Esta serie de ángeles, así como los de Casabindo, son una curiosa creación iconográfica característica de la región del Collao, entre Cuzco y La Paz. Es una de las quince colecciones que existen en todo el mundo y dos de ellas se encuentran en Argentina.

En un registro de inventario del año 1772, se hace constar la existencia de doce cuadros. En el año 1882, en un nuevo inventario, ya se documenta la desaparición de tres cuadros, sin que se indique donde se encuentran.

La llave de la puerta de la iglesia es de plata maciza, con un peso de 400 gramos.

Humahuaca

Iglesia Catedral de Nuestra Señora de la Candelaria y San Antonio (M H N)

Es la primera iglesia parroquial que existió desde fines del siglo XVI. En el año 1595 se habían construido la iglesia parroquial y la Capilla de Santa Bárbara[10], ya desaparecida.

Para fines del siglo XVII, existía una iglesia con las dimensiones semejantes a la actual y Juan de Salas había sido contratado en 1680 para realizar el retablo del templo. El dorado lo realiza Francisco de Vizcarra, trayéndose el oro, en láminas, desde Potosí. Se dice que este maestro no realiza el trabajo, sino un indio a sus órdenes.

En el año 1723 le realizan tareas de mantenimiento, y en 1873 un temblor daña en parte su estructura. En 1880 se agrega el frontis y las dos torres, que como en Tilcara, la diferencia del resto de las iglesias de la región. Le siguen dos grandes refacciones en los años 1926 y 1938. Es Monumento Histórico Nacional desde 1941.

Características Generales

El exterior es, en líneas generales, del tipo común de la zona, pero la refacción de 1880 con el agregado del frontis y las 4 columnas que lo sostienen, marcan una interpretación particular del constructor en cuanto al orden clásico empleado, ya que el frontis queda trunco y sin remate en sus extremos, el aquitrabe presenta un extraño recuadro, la basa y el capitel de las columnas presentan una serie de anillos y el fuste presenta el mismo diámetro inferior y superior. Las cúpulas de las torres también presentan el agregado de 8 nervios.

Puntos de Interés

El interior, se destaca por su equipamiento litúrgico. El retablo mayor, obra de Juan de Salas, compuesto por dos calles laterales y una central, organizado con columnas de fuste salomónicas, muy estilizadas, rematadas en capiteles con forma de mazorca. La superficie del mismo, se encuentra adornada con motivos vegetales y simétricos.

En la pared norte, otro retablo, en mampostería y madera con detalles del rococó, muestra una figura de Cristo crucificado, con la siguiente inscripción: “Cristo crucificado de Cosme Duarte año 1790”.

La serie de pinturas de “Los Doce Profetas” es tal vez, el patrimonio más importante de la Iglesia, del pintor cuzqueño Marcos Zapata[11], autor también de obras de la Catedral de Cuzco. Son figuras de proporciones gigantescas, sentadas y en un primer plano, manieristas, dibujadas con precisión. El lienzo correspondiente a Josafat, está firmado e indica la fecha del trabajo, 1764. La serie se completa con los cuadros de Isaías, Samuel, David, Jacob, Moisés, Elías, Salomón, Sedecías, Jeremías, Daniel.

Guarda también algunas piezas de imaginería de los siglos XVII y XVIII, vitrinas con ofrendas de los fieles realizadas en plata, paredes revestidas con madera de cardón.

Torre de Santa Bárbara

Es el único resto de la antigua iglesia de Santa Bárbara, de la cual se tienen crónicas desde el año 1595. Se dice que fue utilizada por el ejército del Gral. Belgrano como atalaya. En el año 1950 fue trasladada de su emplazamiento original para permitir la construcción del Monumento a la Independencia, obra de Ernesto Soto Avendaño. Actualmente se encuentra a la izquierda del mismo.

Purmamarca

Iglesia de Santa Rosa de Lima (MHN)

El dintel de madera de la puerta principal indica el año de su fundación, 1648, consagrada a Santa Rosa de Lima[12]. Su fiesta patronal es el 30 de agosto, en el cual se realizan procesiones acompañadas por misachicos[13], y musicalizadas con erques y bombos. Fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941.

Características Generales

Su arquitectura es sencilla, planta de nave única y angosta, con muros de adobe, techo de cardón y torta de barro. Adosada a la iglesia, la torre campanario, angosta y alta, de tronco piramidal, rematada con un pequeño cupulín. Posee un atrio al frente, un viejo cementerio a un costado, todo rodeado por un muro bajo con dos arcos, uno mira a la plaza, el otro hacia el cementerio. Las dimensiones de las aberturas son mínimas, lo que refuerza la impresión de solidez del conjunto y la intención de los constructores de jerarquizar su fachada respecto al resto del edificio.

Sobre la calle oeste, el imponente algarrobo de más de 500 años, bajo el cual se dice descansaron las tropas del general Belgrano.

Puntos de Interés

En el interior de la nave, una serie de pinturas de la escuela cuzqueña con escenas de la vida de Santa Rosa. Detrás del altar, en un nicho se encuentra una imagen de vestir de la patrona, junto a una Inmaculada y una Pieta del siglo XVII, provenientes del Cuzco.

La imagen es de madera tallada, viste ropas modernas, y lleva una corona de plata repujada y cincelada. De su mano cuelga, como es costumbre, la maqueta de la ciudad de Lima, realizada en cardón. Data de fines del siglo XVII, proveniente de Perú.

Santa Rosa es la primera santa americana, nació en Lima en 1586 y falleció en 1617, a la edad de 31 años. Rápidamente se difundió la devoción por la misma, y a sólo cincuenta y cuatro años de su muerte se la consagró Santa.

La serie de cuadros son en total diez:

1. Rosa se corta la cabellera

2. Santa Rosa se disciplina

3. Aparición del niño Jesús mientras la Santa borda

4. Jesús y Rosa caminan tomados de la mano

5. Santa Rosa es atacada por el demonio en forma de perro

6. Visión de la Virgen, el Niño y las rosas

7. Santa Rosa recoge agua surgida de la fuente

8. Un Ángel le muestra un prado

9. Los cantos de Santa Rosa y el pájaro

10. Muerte de Santa Rosa de Lima

Tilcara

Iglesia de Nuestra Señora del Rosario (MHN)

Su historia comienza en el año 1797, fecha en que empezó su construcción. Si bien los trabajos se paralizaron durante varios años, como en todo pueblo de encomienda soportó muchas vicisitudes en su construcción y reconstrucción, los mismos se reanudaron en 1860 y se abrió al culto en 1865. En 1894 se realizaron arreglos y en 1941 se la restauró manteniendo la fachada de 1894. Es Monumento Histórico Nacional desde 1941.

Características Generales

Si bien no es de un gran valor histórico-arquitectónico, su fachada es austera, presentando un doble campanario y un parapeto central coronado por balaustradas que tapan los dos planos inclinados del techo de la nave.

El interior, muy largo, es de una sola nave. Como la mayoría, su atrio exterior está amurallado con paredes de adobe blanco.

Puntos de Interés

Son valiosas sus seis Escenas de la Vida de la Virgen, pinturas de la escuela cuzqueña, restauradas hace algunos años.

El Retablo Mayor se compone de dos pisos y tres calles. Las hornacinas están practicadas en el muro y las flanquean medias columnas. Las del primer cuerpo, de plinto alto y cuadrangular, al igual que la basa, fuste cilíndrico, con capiteles también cuadrangulares. Las del segundo, de fuste decreciente y capiteles globulares. Una cornisa con molduras divide los dos cuerpos y el remate, encima del nicho de la Patrona, en arco de medio punto.

La Virgen del Rosario[14] está ubicada en el nicho Central, es una imagen para vestir, en madera y pasta, según las crónicas, data del siglo XVII. María y el niño se encuentran vestidos con ropajes modernos y fuerte policromía, llevan una corona de plata cincelada y repujada.

San Francisco de Asís[15], en el nicho superior izquierdo, de pie, vistiendo el hábito de la orden, sostiene un crucifijo y la calavera, símbolo de la austeridad, penitencia y meditación.

Yavi

Iglesia Nuestra Señora del Rosario y San Francisco (MHN)

A diferencia de otras de la zona, los documentos históricos sugieren que la actual iglesia de Yavi puede ser la construcción original levantada en 1676, salvo pequeñas reformas y enriquecimientos ocurridos en 1682, tales como sus once ventanas con piedras de jaspe de 4 dedos de espesor, que permiten el paso de la claridad hacia el interior, transparentes como el cristal. La Capilla de las Ánimas es una construcción posterior y se sabe de su existencia desde 1790. Fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941.

Características Generales

El exterior de la iglesia es la habitual de la zona. La única variante a destacar, es la composición de la torre unida al cuerpo de la nave y con la Capilla de las Ánimas, por medio de dos muros de distinta construcción. Hace algunos años, se reemplazó la cubierta de torta de barro original del techo por tejas modernas, perdiendo en parte la lograda restauración del Arq. Buschiazzo del año 1940. Otra característica común, es el atrio rodeado por un muro bajo.

Puntos de Interés

El interior, no muy grande, tiene una cubierta realizada en troncos rústicos y su simpleza en la construcción contrasta con la riqueza de su ornamentación. Se destacan las tallas del retablo mayor y del púlpito dorados, bajo la luz amarillenta que proviene de las ventanas de jaspe.

Profusamente barroca su decoración, hay en total tres retablos. El Mayor y el de San José, sobre el lateral derecho, se destacan por su calidad y estado de conservación, siendo a la vez los más antiguos, probablemente del mismo tallista que el de Cochinoca. Un San Francisco domina el retablo mayor, tallado en madera de maguey y tres figuras bajas en el lateral, San José[16], Santa Ana[17] y San Joaquín[18].

En la Capilla de las Ánimas, la figura principal del Crucificado se recorta contra la ventana ubicada en la parte central del retablo. Las caras laterales y superior, cubiertas de espejos, le dan mayor perspectiva al conjunto. Este retablo es el único que tiene columnas salomónicas, por lo que se supone que es posterior a los otros dos y de diferente artista, documentada su existencia desde 1790.

Por viejos inventarios, se sabe de la colección de pinturas que albergaba, la cual se redujo enormemente, conservándose en la actualidad una tabla flamenca del siglo XVI, colocada en lo alto del retablo mayor y de difícil visualización por la posición en que se encuentra.

Casabindo

Iglesia de la Asunción (MHN)

Una vez establecido el pueblo, se construyó una primera iglesia en el siglo XVII, la cual debió ser reemplazada por una segunda a mediados del siglo. A fines del siglo XVIII ésta ya se encontraba en muy malas condiciones y luego de una visita el Deán Funes ordenó la construcción de la tercera. Construidos los cimientos y los muros de adobe, no había en la zona quien fuera capaz de techarla, por lo cual se trajeron tres artistas que construyeron las bóvedas de piedra que cubren la nave. Estas bóvedas, son únicas en la región, por el empleo de piedra en su confección, y fueron cubiertas con un techo a dos aguas con tejas españolas confeccionadas en el lugar, llamadas musleras, puesto que se moldeaban sobre el muslo de la persona.

La mampostería se revocó con barro y encalada. Fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1945.

Características Generales

Vista desde la plaza, el hueco central que es la prolongación de la bóveda de la nave hacia el exterior, se destaca del gran plano liso de su fachada. Esta portada, enmarcada en un orden toscano de dos pisos, con pilastras unidas por una moldura de arco rebajado la inferior, y una moldura recta rematada con un arquillo de medio punto que incluye la ventana del coro en la superior. Éstos son los únicos ornamentos presentes en el exterior.

Las dos torres con forma de prisma marcan el inicio de las cúpulas con un friso recto.

El interior de una sola nave, es larga, y más alta que ancha, proporción poco frecuente en la región, decorada con candelabros y el piso es de ladrillos de barro cocido. La bóveda de cañón corrido, muestra distintos arcos muy próximos entre sí, que descansan sobre una cornisa lograda sobre la pared sostén.

Puntos de Interés

La nave remata en un retablo pintado de tres calles que enmarca seis lienzos. En el superior, la Asunción acompañada por la Trinidad y la imagen de bulto de la Virgen en su nicho.

En las paredes laterales, la serie de los Ángeles Arcabuceros o Militares, de iconografía similar a la que se encuentra en Uquía. En el inventario realizado en 1702 ya se citan estos lienzos, originalmente diez, aunque actualmente sólo se conservan ocho, sin saberse el destino de los dos faltantes. El conjunto incluye abanderado, tambor y seis mosqueteros. Los colores y las pinceladas, son más audaces que en la serie de Uquía, su composición es más elaborada.

Resultados Finales

Permitirán interpretar y valorar el patrimonio cultural de la zona, documentarlo en formato digital, planteando un proceso de sincretismo espontáneo, que contiene una mayor cantidad de elementos provenientes de las religiones autóctonas que en el caso del sincretismo dirigido.


Bibliografía

Sebreli, Juan José (1970) Mar del Plata. El ocio represivo. Buenos Aires, Editorial
Tiempo Contemporáneo, Colección Mundo actual.

Nutini, Hugo (1989) Parentesco ritual, México, FCE

Romero Brest, Jorge (1992) Qué es una obra de arte, Editorial Emecé

Durkheim, Emile (2003) Las formas elementales de la vida religiosa, Alianza Editorial

Canals Frau, Salvador (1976) Prehistoria de América, Editorial Sudamericana

UNESCO - Patrimonio Mundial – Quebrada de Humahuaca - Decision:27COM 8C.17

SEACEX - Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior - España - Programa Didáctico - Perú Indígena y Virreinal

Fundación Tarea, Buenos Aires - Experiencias Barrocas con Pigmentos en el Finisterre Americano

Prelatura de Humahuaca - Departamento de Bienes y Arte Sacro

Secretaría de Turismo de la Nación

Secretaría de Turismo de Jujuy


Notas



[1] Tabula rasa (del latín, tabla rasa) hace referencia a la tesis epistemológica de que cada individuo nace con la mente "vacía", es decir, sin cualidades innatas, de modo que todos los conocimientos y habilidades de cada ser humano son exclusivamente fruto del aprendizaje a través de sus experiencias y sus percepciones sensoriales.

[2] Los "Santitos" vienen a ser, en el inconsciente colectivo, los sustitutos del "Tatia Dios"; los emisarios de Él o de la "Mamita Virgen". Su función es velar por nuestra vida y entorno, como lo hacían las divinidades menores.

[3] Nació en Paula (Italia) en 1417 y murió en Tours (Francia) en 1507, fue un ermita, fundador de la Orden de los Mínimos. En 1513 es beatificado y en 1519 canonizado.

[4] Palabras pronunciadas por Poncio Pilato al presentar a Jesús, flagelado y atado, a la muchedumbre para conocer su veredicto.

[5] Representación de la Virgen María en su Mayor Dolor y Desamparo, de sus ojos resbalan 7 lágrimas.

[6] Iconografía cristiana que muestra a la Virgen María amamantando al niño Jesús. De profundo valor religioso, exalta el amor materno.

[7] La Trinidad es un dogma apoyado por la mayoría de las iglesias que se reconocen como cristianas que afirma que Dios es un ser único que existe simultáneamente como tres personas distintas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

[8] Una de las advocaciones de la Virgen María, recibe este nombre por su aparición ante los profetas Elías y Eliseo en el Monte Carmelo de Israel.

[9] Una mejor denominación sería “Ángeles Militares”, ya que no todos llevan armas y los que las llevan, no todos son arcabuces. Como en toda compañía militar, hay algunos que son músicos.

[10] Joven conversa de los primeros siglos de la era cristiana, que fue encerrada por su padre, quien luego la asesinó, y él mismo fue fulminado por un rayo. Se le representa con manto rojo, cáliz de la sangre de Cristo, rama de olivo, corona y espada, todos ellos símbolo del martirio. Su fiesta patronal es el 4 de diciembre

[11] Marcos Zapata (activo entre 1748-1773) dominará en el arte cuzqueño, gracias a la belleza dulcificada y convencional de sus representaciones marianas

[12] Nació en Lima (Perú) en 1586 y murió en 1617. Es la primera santa americana, canonizada por el Papa Clemente X en 1617. Es la Santa Patrona de América, Perú y las Filipinas.

[13] Son los santos protectores de la familia que se colocan en unas pequeñas andas cuando se llevan a las fiestas de otros lugares. Cuando están en el hogar, suelen estar en una habitación para ellos o en el lugar más importante de la casa. En este lugar-santuario es donde reza la familia habitualmente.

[14] Su fiesta fue instituida por el Papa san Pío V el 7 de Octubre, en conmemoración a la victoria obtenida por los cristianos en la Batalla naval de Lepanto (1571), atribuida a la Madre de Dios, invocada por la oración del rosario.

[15] Oriundo de Asís (Italia) donde nació y murió en los años 1181 y 1226. Fundador de la orden de los Frailes Menores o Franciscanos, en 1224, mientras oraba en el monte Alvernia, recibe las sagradas llagas de Cristo Crucificado, siendo el primer santo estigmatizado de la historia del cristianismo

[16] Esposo de María, madre de Jesús, por tanto, padre adoptivo de Jesús.

[17] La tradición la reconoce como madre de María y abuela de Jesús.

[18] La tradición lo reconoce como padre de María y abuelo de Jesús.


< Anterior
spacer