20/ 09/ 2017
   Home arrow Cruceros Turísticos arrow Noticias arrow Temores por el impacto del turismo
Menu
Home
Investigaciones
Noticias
Opinión
Publicaciones
Cruceros Turísticos
Links útiles
Leyes
Relevamientos
Glosario Turístico
Libros Recomendados
Buscar
Estadísticas
Libro de Visitas
Foro Observatur
 
 • Poner página de Inicio
 
Temores por el impacto del turismo PDF Imprimir E-Mail
22/02/09

FLORA Y FAUNA EN RIESGO

ImageLo que más inquieta a los especialistas preocupados por el boom del turismo antártico es la falta de estudios sobre el impacto de las actividades humanas en las especies. Respecto de las aves, depende en qué estado se encuentren: si están incubando, el impacto será mayor, observa Rodolfo Sánchez, jefe del Programa de Gestión Ambiental de la Dirección Nacional del Antártico. Pero también hay especies más sensibles que otras.

"Uno se sienta en una pingüinera, y al rato viene un grupo de juveniles a curiosear y a picar las botas. En cambio el petrel gigante muestra cambios de comportamiento a 100 metros de distancia", indica Sánchez.

Un sitio sensible es cualquier sector de reproducción de aves: albatros, petreles, cormoranes, gaviotas, gaviotines y skúas. También lo son los que cobijan a los mamíferos: lobos marinos de dos pelos, elefantes marinos y focas: de Weddell, de Ross, cangrejera y leopardo.

"Se insta a que el encuentro con humanos esté dictado por el animal destaca Sánchez. Hay sitios conocidos para avistares de ballenas, que por lo general se acercan a los botes".

Debido a la ausencia de estudios, no se puede determinar si la caída en la población de una colonia se debe a la sobrecarga turística o a otros factores, como la sobrepesca o la formación de hielo que, por ejemplo, aleja a los pingüinos de la costa.

Otra consecuencia del turismo es el pisoteo de musgos y líquenes, que sirven de hábitat para los nidos; al mismo tiempo, el guano aporta nutrientes a la flora. También puede ocurrir que con el aumento de visitantes lleguen esporas de especies no antárticas, que alteren la flora.

"Además está el tema del calentamiento global, que también produce impactos recuerda Sánchez. Aunque el hecho de que no podamos distinguir entre distintas fuentes de impactos no implica que no estemos abogando por un control mayor".

"Asumamos un principio de precaución y limitemos el número de cruceros", propone Milko Schvartzman, de Greenpeace. Holanda ha hecho una propuesta en ese sentido: fijar un número máximo de "días turísticos" al año y vender comercialmente los "derechos de visita", lo que dará lugar a un mercado similar al de emisiones de carbono para frenar el calentamiento global. Con ese dinero, los países del Tratado Antártico podrán monitorear el impacto del turismo.

Fuente: http://www.clarin.com/diario/2009/02/22/sociedad/s-01863620.htm
< Anterior   Siguiente >
spacer